Como diría el ingenioso hidalgo, yo sé quién soy….

Tengo apellido portugués (o gallego), y aunque enamorada de la lengua de Fernando Pessoa,
la verdad es que nací en Málaga,
el mismo año en se estrenaba Dirty Dancing en los cines y moría Marguerite Yourcenar.

Por lo demás,
nací ágrafa y con mucho pelo,
y sólo provista de una gramática mental y de un aparato fonador sumamente maleable.
Desafortunada (o afortunadamente)
me hicieron hispanohablante…
Así que yo misma tuve que hacerme, por este orden,
angloparlante,
francoparlante,
lusoparlante

Yo me hice filóloga.

De pequeña conocí a Astérix y a Super Mario Bross (versión SuperNintendo);
de mayor conocí a Homero, a Kavafis, a Cervantes, a Borges…
Mi pasión por las lenguas
y un incipiente amor por el realismo mágico fue lo que me animó a adentrarme en la filología;
mi interés por viajar y enseñar a aprender me llevó a elegir la vía de la docencia.

No obstante, y a pesar del camino hecho, sigo pensando que se aprende en gerundio, a base de remiendos y pichanzos, haciéndonos y rehaciéndonos constantemente.