Me trae por la calle de la amargura

Me trae por la calle de la amargura

En nuestra gran pasión por la lengua y su historia, realizamos un breve acercamiento al origen  y evolución de esta expresión.   Audio publicado originalmente en la revista Trabalenguas, revista y audioblog de español.

La calle de la amargura

Me trae por la calle de la amargura

Y uno se preguntará: “¿y qué calle es esa?”

Pues la calle de la Amargura existe, y en muchas ciudades de todo el mundo hispano.2013-09-01 15_24_53-Calle 7 de julio, Madrid - Google Maps

La verdad es que podríamos dedicar un audio entero, o incluso una tesis entera a los nombres de calles que son surrealistas, peculiares o imposibles, como  la calle de Válgame Dios, o la calle del Pez Volador, pero lo haremos en otra ocasión.

Ya sabemos, y si no, lo vamos a saber, que existe una expresión popular en español que dice “me trae por la calle de la amargura”. Los hispanohablantes la decimos cuando algo nos da muchos problemas, dolor o dificultades: “¡esa mujer me trae por la calle de la amargura!”

Pero lo más interesante de todo es que el origen de esa expresión me lo dio una estudiante de nivel C1, que ya conocía la frase y la había investigado.

La calle de la Amargura, efectivamente, existe, y existe, de hecho, en la ciudad de Madrid. ¿Qué pasaba en esa calle que ha hecho tan famosa esta expresión? Lo que antes (hasta el siglo XIX) era la calle de la Amargura es hoy una calle muy pequeñita en pleno centro de Madrid, que comunica la calle Mayor con la plaza Mayor. La mayor parte de tesis vienen a decir que por esa calle hacían su recorrido los condenados a muerte, desde la cárcel (en la Plaza de la Villa, donde está ahora el Ayuntamiento de Madrid) hasta la Plaza Mayor, que como todas las plazas principales, fue escenario de ejecuciones públicas en tiempos bárbaros.

¿Y vosotros? ¿Habéis pasado alguna vez por esa calle? ¿Conocéis otras calles de la Amargura en otras ciudades?

Audios y podcasts Bigarré